Cualquier cosa.

Cuando te dicen hermosa
y no sabes qué decir,
cuando te da lo mismo y no sabes qué elegir,
para no caer en un abismo dices cualquier cosa.

Cuando sientes que no existe ese color de rosa
y no sabes si perdiste y te llegan dudas,
te niegas a pedir ayuda
y haces cualquier cosa.

Cuando sientas que en tu interior vuelan mariposas
y algo te suba y baje como un ascensor,
cuando entiendas lo que es el amor
vas a dejar de decir que es cualquier cosa.

Y cuando todo va mal,
y la vida se ve algo borrosa,
tequila, limón y sal
no parecen ser cualquier cosa.

Y cuando en un segundo pasan cien
y todo dura un santiamén,
ahí es cuando cualquier cosa,
cualquier cosa te viene bien.

Cartas a Julieta.

Me enamoré de tus defectos, te creí perfecta.
Por ti transformé mis ideas en un blog,
me volví escritor, poeta.
Un poeta que fracasó,
porque sin ser ningún Romeo,
pasaba sus recreos escribiendo cartas de amor,
para Julieta.

A decir verdad,
si se me diera por perder un poco la dignidad,
te diría que:
"Aunque sé que hay cosas que no harías por mi,
te regalo mi historia para que le des un final feliz."

Nunca pudimos llevarnos del todo bien,
por celos y por traiciones peleábamos todos los días,
lo peor fue cuando llegué a cien
contando una por una tus mentiras.

Siempre acepté tus perdones
más allá de que no te veía tan convencida,
hasta me creí que tus canciones
me alegraban el día.

Pero ya no hablo más contigo,
le estoy hablando a tu foto,
porque ya ni siquiera soy tu amigo,
y tú te fuiste con otro.

Hoy no uso el olvido para olvidarte,
uso el orgullo,
así como vos usaste el tuyo
para marcharte.

La historia que prometió ser buena.

Me tomo un momento y,
mientras escucho 'A fuego lento'
disfruto como si fuera una mañana
y aprecio la voz de Rossana
que es tranquilizante como el viento.

El club está lleno de gente,
estoy rodeado de adolescentes,
todos juntos y yo necesito aislarme,
concentrarme el algún asunto
que mantenga ocupada mi mente.

Es que he vuelto a caer en esta ilusión,
en esta confusión que me condena,
en esta historia que prometió ser buena
pero que en mi memoria me recuerda penas y penas.

He vuelto a pensar en ella,
a quien seguía como una estrella
que marcaba mi camino,
pero su guía no fue más que la de un crupier,
que todo te hace perder
en una noche de casino.

Resumen de la noche.

Parecía que me hubieran hecho 35 preguntas y yo las contesté todas juntas... Jajajajaja.

video